Allepuz

Imagen relacionada con la noticia

0 (1)La localidad de Allepuz se encuentra situada al sureste de la provincia de Teruel, entre las sierras de Gúdar y del Maestrazgo, a 1474 metros de altitud. Con 143 habitantes es un pueblo hospitalario que aumenta considerablemente su población en la época de verano. Su nombre de origen árabe significa “coraza” o “escudo”. Haciendo referencia, probablemente, al cinglo que le sirve de protección. Bañado su término por los ríos Alfambra y Sollavientos ofrece bellos paisajes desde la zona de Caudé, límite con Jorcas, hasta el término de Gúdar y desde el mismo pueblo de Allepuz hasta el puerto de Valdelinares, cabecera del valle de Sollavientos. Por su situación, Allepuz es la puerta de entrada a la Comarca del Maestrazgo para los visitantes que llegan de Teruel hacia Cantavieja.

 

Bordón
Imagen relacionada con la noticiaCon 145 habitantes, se encuentra a 828 metros de altitud sobre el nivel del mar, ocupando una superficie de 30 km2. En el término municipal de Bordón existen evidencias de poblamiento prehistórico y medieval, destacando el yacimiento ibérico de “Cabezo de La Heredad”.

 

Cantavieja
Imagen relacionada con la noticiaCantavieja, capital de la Comarca del Maestrazgo, se sitúa a 1300 m de altitud y cuenta con alrededor de 750 habitantes. La villa fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1981. De economía eminentemente agrícola y ganadera, su territorio se articula en numerosas masías, 125, algunas de ellas todavía habitadas. Las masías, sobre todo en el pasado, fueron la mejor forma de explotar un territorio muy extenso a la par que se conseguía mantenerlo habitado. Las primeras surgieron paralelas a la Reconquista (las “Torres” o Masías Fortificadas, por ejemplo), y muchas son fruto de los movimientos poblacionales del s. XIX. Diseminadas por el extenso término de Cantavieja, se distribuyen en cuatro partidas geográficas.

La Cañada de Benatanduz
Imagen relacionada con la noticiaLa Cañada de Benatanduz está constituida por el conjunto de tres barrios conectados entre sí, pero con una dinámica interna independiente. Se denominan de Monjuí, San Cristóbal y la Magdalena. Estos dos últimos toman el nombre de las ermitas que se levantan en sus cercanías. Monjuí es el núcleo más antiguo y se asienta en un espolón rocoso que se adentra en el valle; Está cortado casi a pico en su vertiente norte, mientras hacia el mediodía se abre a un magnífico panorama. En el vértice del espolón en su punto más elevado, se encuentra la antigua iglesia, hoy cementerio, entre cuyos vestigios reconocemos una estructura absidal de estilo románico, así como huellas de un primitivo recinto cercado. En la ladera meridional de este barrio, el punto menos avanzado de la roca, se despliega a la Plaza Mayor, de forma triangular muy alargada. Ocupa su lado menor, como fondo visual, la fachada principal de la iglesia, con la torre y la portada. El dilatado frente del Ayuntamiento, de dos cuerpos, compone su flanco norte. De estos cuerpos, el más cercano a la iglesia exhibe una bella decoración plateresca, mientras que el otro luce el pórtico del trinquete. El flanco opuesto, que se cierra con la casa de la villa, muestra humildes casas de una sola altura. El resto del núcleo, de agrupación dispersa, apenas configura espacios urbanos, aunque, al estar dispuesta con orientación sur, ofrece una bella y armónica imagen desde toda esta vertiente, así como desde el barrio de San Cristóbal. Este se sitúa en una zona alta, que es continuación del espolón donde se asienta el de Monjuí. Está más poblado que el anterior. En su arquitectura, de carácter más rural, se detectan diversos tipos de agrupaciones, también sin definición espacial. El barrio de la Magdalena se estableció al otro lado de un barranco que separándolo del resto del núcleo, se une al valle del río Cañada. Conforma este núcleo un conjunto de viviendas de muy expresiva arquitectura popular.

 

Castellote
Imagen relacionada con la noticiaEl término municipal de Castellote, con más de 230 km2, configura un espacio singular para el disfrute del patrimonio cultural y natural. El municipio de Castellote cuenta con algo más de 750 habitantes, incluyendo en esta cifra los barrios de Abenfigo y Las Planas de Castellote, y los términos de Luco de Bordón, Dos Torres de Mercader, Ladruñán y la Entidad Local Menor de Cuevas de Cañart. Del pasado más remoto han llegado hasta nosotros singulares restos paleontológicos, como los del yacimiento de troncos fósiles de El Barranquillo, o las huellas de dinosaurio de Abenfigo, sin que falten las formaciones geológicas de interés, entre las que destaca el impresionante conjunto de las formaciones que rodean la ermita del Llovedor. La presencia humana en el término se remonta al periodo prehistórico, habiendo dejado como evidencia fundamental un rico conjunto de pinturas rupestres, que forman parte del patrimonio mundial, en el marco de la declaración para el conjunto del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, con abrigos como La Vacada, El Arenal de la Fonseca, el Arquero o el Torico Pudial. Existiendo restos arqueológicos de todas las épocas. El relieve, abrupto y variado, acompañado de la erosión fluvial, he creado profundo tejos y angostos cañones, a los que hay que añadir el pantano de Santolea. Además de los parajes del entorno de la población, cuenta con pintorescos rincones como el río Guadalope, como el Puente Natural.

La Cuba
Imagen relacionada con la noticiaLa pequeña localidad de La Cuba se encuentra situada a 882 metros de altitud, en el corazón del valle del Río de La Cuba o Las Albaredas, en la zona de confluencia con el barranco de Gazulla. Su situación en los confines de la Comarca del Maestrazgo, a 120 Km. de Teruel y muy cerca de la provincia de Castellón, la hace limitar con localidades de las dos provincias así, limita con Mirambel, La Mata y Portell de Morella. Su economía se fundamenta actualmente en la agricultura y la ganadería, pero antaño su población casi en pleno se dedicaba al trabajo del esparto, por lo cual eran conocidos en toda la zona. Esta artesanía era de vital importancia porque con esparto se confeccionaban todo tipo de aparejos para el trabajo y la vida cotidiana: sarias, serones y sarietas, cubrealbardas, esteras, capazos, sillas, etc. Toda esta cultura se puede hoy conocer en el Centro de Interpretación del Esparto que posee la localidad. La Cuba también tiene un baile típico que se denomina “Las vueltas”.

 

Fortanete
Imagen relacionada con la noticiaEn la comarca turo-lense del Maestrazgo, entre montañas y pinares, se localiza el municipio de Fortanete, pequeño pueblo serrano, apacible y acogedor, que antaño fue una villa bien poblada, industriosa y próspera. En la actualidad sus vecino se dedican principalmente a actividades agrícolas y ganaderas, con un sector turístico incipiente. El pueblo se halla situado en el valle del río Fortanete, al resguardo de dos robustas alineaciones montañosas, la Sierra de La Cañada y las Sierras de Tarrascón- Las Lastras. En sus cumbres, aplanadas y macizas, por encima de 1700 metros de altitud, nacen los tajos que numerosos barrancos han excavado en sus laderas a modo de profundas muescas esculpidas pacientemente a lo largo de millones de años. Su paisaje vegetal es típicamente de montaña calcárea mediterránea, con abundante vegetación forestal, bien poblado de pinares y pastizales donde el suelo lo permite. El pino silvestre, acompañado de sabina rastrera (chaparra), corona las sierras y áreas más elevadas del término. Esta es la tierra del rovellón. En los alrededores de la población el boj es el elemento vegetal más abundante. Por otro lado, el pino negral coloniza los montes a menor altitud, con un cortejo de enebros, sabinas negrales y todo un amplio elenco de vegetación adaptada a estas condiciones de montaña. Un hábitat idóneo para una abundante y variada fauna silvestre entre la que no falta el jabalí, el zorro o la cabra montés, con el buitre leonado escudriñando desde los límpidos cielos. Por su situación geográfica, Fortanete posee un clima propio de montaña con claras influencias mediterráneas. Sus inviernos son fríos y rigurosos, con frecuente presencia de la nieve. Los veranos suaves, soleados y muy agradables apropiados para el esparcimiento y disfrute de la naturaleza. Las estaciones más lluviosas son el otoño, periodo breve pero particularmente apacible, y los últimos meses de primavera, coincidiendo en este caso con una autentica eclosión de vida y color.

La Iglesuela del Cid
Imagen relacionada con la noticiaEn pleno corazón de la Comarca del Maestrazgo y a 1.227 m sobre el nivel del mar, se encuentra La Iglesuela del Cid., una bella localidad situada al pie de uno de los múltiples morrones que jalonan esta comarca. Atraviesan la población dos riachuelos que la dividen en dos grupos, uno central y dos laterales. En el central se encuentran los edificios más notables del la villa, reflejo de un pasado cargado de historia.

Imagen relacionada con la noticia

Mirambel
77Entre murallas, a 900 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la Villa de Mirambel con aproximadamente 144 habitantes. Es un lugar deseado para el descanso. El nombre de Mirambel está compuesto por “miror” del latín, que equivale a “admirar” y “bell” en catalán que es “bello”; Mirada bella. Mirambel se presta a la contemplación, al disfrute de los sentidos, y a la creación y esa faceta la han sabido ver numerosas personalidades. Pío Baroja escribió “La Venta de Mirambel” después de su estancia en la Villa y a Antón García Abril le sirvió de inspiración para componer los “Preludios de Mirambel”. Mirambel se presta también para escenario de cine. En 1986 se ruedan escenas de la serie “Clase Media” dirigida por Vicente Amadeo y protagonizada, entre otros, por Charo López, Antonio Resines y Antonio Ferrandis, y en 1996, en la Ermita de la finca Torre Santa Ana, escenas de la película “En brazos de la mujer madura” de Manuel Lombardero, en la que aparecían Faye Dunaway, Imanol Arias, y Rosana Pastor. Pero la que más fama le ha dado fue la grabación, en 1994, de la película “Tierra y Libertad” de Ken Loach, protagonizada por Iciar Bollain, Rosana Pastor e Ian Hart.

Miravete de la Sierra
Imagen relacionada con la noticiaLos 36,5 km2, del término municipal de Miravete de la Sierra se sitúa en el tercio central de la provincia de Teruel, en el extremo occidental de la comarca del Maestrazgo. Sus límites administrativos son los municipios de Camarillas y Aliaga, al Norte; Villarroya de los Pinares y Aliaga al Este; nuevamente Villarroya de los Pinares al Sur y, por último, la localidad de Jorcas al Oeste.
La principal vía de acceso a Miravete es la carretera autonómica A-226, que conecta la localidad tanto con Teruel como con Cantavieja, capital de la comarca. El acceso entre el casco urbano de Miravete y la citada vía se realiza por la carretera local TE-V-8008, cuyo desvío se encuentra en las inmediaciones de la localidad de Villarroya de los Pinares.

 

Molinos
Imagen relacionada con la noticiaMolinos, con sus 7.990 ha. de superficie, es una tierra de transición, a caballo entre las serranías turolenses de Gúdar-Maestrazgo y el Bajo Aragón. Ello le ha conferido, desde siempre, unos rasgos ambiguos y contrastados, entremezclándose los paisajes de ambas regiones. De esta forma, podemos contemplar plantaciones de olivos sobre rojas arcillas terciarias próximas a pinares instalados en abruptas calizas jurásicas o cretácicas; la fértil vega bajoaragonesa del Guadalopillo junto a las escarpadas hoces y elevados altiplanos maestracenses. Pero, a pesar de esta privilegiada posición, este término ha permanecido tradicionalemnte aislado. Fuera de las principales vías de comunicación y situado al final de una estrecha y sinuosa carretera, nadie llegaba a Molinos “de paso”. Ello, unido a la existencia de unos mínimos recursos agrícolas, le permitió sobrevivir airosamente a unos tiempos en los que, o todo se transformaba y removía hasta los cimientos o bien sufría la lenta agonía del éxodo y la decadencia. En la actualidad, las cosas han cambiado. Molinos se encuentra mucho mejor comunicado, con lo que se puede beneficiar del creciente turismo cultural y planificar el desarrollo de sus producciones artesanales. También se le reconoce el derecho a sobrevivir sin necesidad de sufrir una completa aculturación urbana.

Pitarque
Imagen relacionada con la noticiaPitarque, localidad situada en la Comarca del Maestrazgo, se sitúa a 900 m de altitud y cuenta con alrededor de 120 habitantes dedicados a la ganadería, el turismo y la construcción. En 1850 la villa contaba con 900 habitantes que, cien años más tarde, se veían reducidos a la mitad consecuencia de la fuerte emigración padecida por la Comarca. Pitarque destaca sin lugar a dudas por la belleza de sus paisajes, entre los que destaca el Nacimiento del Río Pitarque. En este entorno natural conviven numerosas especies faunisticas, entre las que podemos destacar la cabra hispánica, el buitre leonado, la nutria, las truchas, etc.

 

Tronchón
Imagen relacionada con la noticiaTronchón, villa de la provincia de Teruel, declarada conjunto histórico artístico en 1983, es un pintoresco pueblo del Maestrazgo turolense, a 110 kilómetros de la capital de la provincia. Situado en el Sistema Ibérico, al pie de la Muela Monchén, próximo al límite de la provincia de Castellón y a una altitud de 1.096 metros. La extensión del término municipal es de 57 Km2 y limita al Noroeste con Villarluengo, al Sur con Cantavieja y Mirambel y al Este con Olocau del Rey, perteneciente a la provincia de Castellón. Años atrás, la economía de Tronchón se desarrollaba de manera próspera en torno a los sombreros de pelo de conejo, cuyo proceso de producción ocupaba mucha mano de obra debido a su complicada elaboración. Otra de las artesanías que también creaba algunos puestos de trabajo era la cerámica, aunque en menor proporción. Las actividades dominantes actualmente son la ganadería y la agricultura (cereales, leguminosas, forraje…). En este municipio tiene especial relevancia el famoso queso de Tronchón, elaborado con leche de oveja y cabra, que ya mencionó Cervantes en el “El Quijote” y fue llevado por el Conde de Aranda, embajador de España, a la Corte francesa. En estos momentos se sigue elaborando queso en Tronchón, por queseros artesanos de Tronchón S.L.

Villarluengo
Imagen relacionada con la noticiaVillarluengo está situado a 1130 metros de altitud con respecto al mar. Actalmente cuenta con alrededor de 220 habitantes entre el pueblo, las masías y Montoro de Mezquita. Los animales más característicos son la trucha, la cabra montés, la perdiz, el jabalí y el buitre leonado. En cuanto a la flora abundan el pino, encina enebros y sabina negral. Cabe destacar también el acebo y los tejos en menor medida.

Imagen relacionada con la noticia

Villarroya de los Pinares
178Situada en la carretera de Teruel a Cantavieja, en la parte septentrional de la Sierra de Gúdar, a una altitud de 1337 metros. En esta población de algo más de 200 habitantes confluyen el río Guadalope, nacido en su término, el del Agua Blanca y el barranco del Cañadizo, en un terreno sumamente abrupto y montañoso. Obtuvo la declaración de Conjunto Histórico Artístico el 15 de diciembre de 1982. Sin grandes edificios espectaculares, abundan por toda la población un buen número de casas solariegas. Destaca por encima de todo el estado en que allegado a nuestros días este conjunto urbano y que merece ser rehabilitado y preservado para las generaciones futuras.